China busca un Panda desesperadamente.



*Un anuncio casi publicitario para
 lograr un panda (hembra) como esposa
del Panda Qin-Qin, de clase única en el
 mundo,  acaparó
 las primeras
 planas de la prensa antes
de la fiebre olímpica y los terremotos,
a lo cual  brindaremos nuestra atencón pronto.

Sin embargo,ofrecemos un tema que atrajo antes a “Diáspora”.Los pandas se enfrentan a su extinción y
necesitan publicidad de todas maneras.*El panda podría ser el animal que más se acerca al Homo Sapiens, nuestro antecesor. Tal ve zel único remedio sería poblar de pandas el Pirineo y los Alpes. Aquí la historia completa.

La organización  WWF (World Wildlife Fund) "Fondo de Protección de Animales Salvajes" tiene como anagrama a un panda gigante. Ahora tanto las autoridades de Pekín, como las del Tibet y de Japón andan a la búsqueda de  una hembra para esposa de Qin Qin, que está medio en libertad, en el parque de Quinling, en la provincia china de Shaanxi.

 Todas las agencias del mundo se han hecho eco de la petición formulada oficialmente por la Agencia Xinhua. No se descarta el que de alguna parte de esos países se envíe esperma, con vistas a una inseminación artificial.

Pero no vale un panda cualquiera: tiene que tener pelaje marrón en las manchas que, sobre blanco, tienen todos los de su especie. Si alguien está interesado, la panda que se requiere tendrá un esposo que le espera, de 100 kilos de peso  y 1,72 m. de altura. Tiene que ser así porque Qin Qin es el único ejemplar -que se sepa- del cruce de un panda macho blanco y negro con una hembra blanca y marrón.

La mayor reserva de pandas está en China y a la muerte de Mao, se le declaró "símbolo de la reconciliación entre los pueblos". Con su aire de juguete fabricado de fieltro, con maneras de osezno torpe y cierta apariencia de coloso (de 1,60 a 1,75  metros de altura y unos 100 kilos de peso), es o lo era cuando yo estaba en Londres, el animal favorito de los niños, que se disputaban la primera fila del lugar donde estaban los pandas Chia-Chia y Ching-Ching, que llegaron a Londres como regalo al Premier Edward Heath, durante su visita a Pekín en 1973. Matar un panda en Asia es tan grave  casi como matar a un hombre.

Sólo daremos un detalle del viaje de Chia-Chia y Ching-Ching a Londres en 1974, ya que Edward Heath no podía llevárselo en el asiento de al lado.

La pareja llegó con grandes dificultades a Londres en septiembre de 1974 en un avión 707 de la "British Airways" A los animales se les suministró oxígeno durante el viaje y el avión fue climatizado por los técnicos a 6ºC de temperatura. El Dr. Brian Bertram, por entonces curador de mamíferos de zoo londinense, comentó,  tras un examen médico detenido, que la hembra Ching-Ching- (Cristal Brillante, en chino), debía haber sufrido mucho de los intestinos y que moriría en Londres, sin tener familia y en breve.

Efectivamente cuando volvimos a Londres meses después, nos enteramos que la pobre Ching-Ching había sido internada en un hospital capitalino para una operación intestinal urgente. Al día siguiente había muerto. Y hasta "The Times" y los políticos se hicieron eco del hecho.

No hay duda de que dichos osos son de lo más vulnerables de desaparición
del reino animal, más que las ballenas y las focas. El famoso periodista Desmond Morris, en "The Mail",  afirmó con todo este motivo que el promedio de informaciones, en número de líneas publicadas,   sobre pandas  en su diario duplicaba a las que se referían  a todos los demás animales silvestres juntos.

Exagerado o no, el caso es que la muerte de Ching-Ching produjo una vigorosa campaña de la organización "Panda Appeal" por la salvación de esa especie. Y hoy la prueba es la búsqueda de una buena compañera para Qin-Qin.

Su historia, su supervivencia


Hace un millón de años, en la Era Glaciar, los pandas poblaban una amplia zona del sudeste asiático junto con los elefantes, el orangután y el tapir. Hoy viven en las montañas de su reserva de la provincia china de  Szechwam "el país de las nubes" en los 277 kms2 del Parque Nacional de Wanglang. También hay algunos en el Tíbet oriental, en alturas que oscilan entre los 2.000 y los 3.500 metros. Les va el tiempo brumoso, húmedo y frío.

Los pandas forman la subfamilia de los silurinos y la familia de los prociónidos  (Ailuropodanularcolleuca) recibió el nombre de Panda del famoso y  enigmático explorador Padre David, que lo descubrió en China en 1869. Afirmó que lo había visto también en Europa, en los Alpes y en los Pirineos.

La hembra no procrea (en los huecos de los árboles) sino un ejemplar cada tres años. Hasta ahora sólo Chu-Lin ha nacido artificialmente en cautiverio, en Madrid. El panda se emancipa a los siete meses. A esa edad es ya un osezno de verdad.

En China se calcula que hay mil ejemplares en total. En Japón 30. Un teléfono panda une a Pekin y Tokio para dar cuenta de noticias y todo tipo de detalles sobre la especie. El ingenio nipón es imprescindible: ha salvado muchas vidas de los pandas.

 En libertad son más individualistas que en cautividad. Eso plantea problemas de reproducción. Por otra parte su predilección por un solo  alimento , el bambú-flecha, les hace a veces sufrir hambre, los chinos los llaman "mao-xing", es decir  oso-gato, por sus dotes de dar salto. Consumen de 15 a 20 kgs. de bambú al día. Esta gamina, que puede alcanzar 24 m. de altura, no florece sino una vez en la vida, todos los 50 ó 100 años, para morir a esa edad. Una vez florecido, se seca.. Todo parece conspirar contra los pandas.

Sus únicos enemigos: el hombre y el cuón alpino.  Su refugio: la copa de los árboles de bambú. Más indagaciones me llevaron a calcular  de fuentes chinas, que en diciembre del 2007 quedaban 1285  pandas con vida.

El panda  ¿nuestro antecesor?


Indagando en una biblioteca de Londres leí en un libro publicado sobre mamíferos que el antropólogo Stephen J.  Gould considera al especialísimo "desde pulgar sesamoide" del panda, el antecesor del pie humano y dice que este animal es el que más se acerca al Homo-Sapiens y pudiera ser su antecesor.

En mi deambular por las calles de la ciudad en que esto escribo( San Sebastián) para ver hasta dónde llegaba la fama del panda, encontré una familia panda de porcelana del Bidasoa (río que divide Euskadi Norte y Euskadi Sur). Encontré asimismo en el volumen XXIV, Mamíferos 7, que utiliza la "Universidad de Educación a Distancia, una magnífico capítulo sobre el repetido oso. Logré un ejemplar, número 1, de una revista infantil en que a Pinocchio, el ratón Mickey y el pato Donald sustituye un nuevo héroe el panda Tao-Tao. Y por último, algo que en sí es sensacional: hallé en una librería de un barrio de la ciudad un libro en lengua vasca titulado "Papartxuri ta Bibolutxe" para niños vascos de ambas vertientes del Pirineo. Pensé que era triste que los menhires  han sobrevivido desde la Edad de Piedra y están ahí, eternos, mientras el panda depende sólo de un árbol para sobrevivir.¿ Por qué no llenar de pandas, con la misma severidad de los chinos, las vertientes norte y sur del Pirineo, así como los Alpes, tal como los vio el enigmático padre David hace sólo 140 años?.

En fin: ojalá que éste y otros libros no sean el mero recuerdo impreso del Panda. Si el Panda desapareciera (tiene menos probabilidades de sobrevivir  que cualquier especie animal), muchos niños, hoy y mañana, no dejarían de llorarles con lágrimas de desconsuelo, sobre todo en China.