El Castillo del Conde Drácula en Rumanía está en venta, su familia, pariente del Príncipe Carlos de Inglaterra, necesita dinero



El famoso castillo de Bran, conocido mundialmente como 'el castillo de Drácula', lo puede comprar cualquiera si tiene dinero. La familia de los Habsburgo, a la que el inmueble pasó en 1996 en una campaña de restitución de sus propiedades, prefiere el dinero contante y sonante a una reliquia histórica. Su edificación se inició en el año 1377 y concluyó en 1388, de acuerdo con la página web del castillo.

La fortaleza medieval, se labró su fama al coincidir íntegramente con la descripción del escenario de los acontecimientos de la sensacional novela de Bram Stocker 'El conde Drácula'.

Drácula, de Bram Stoker (Bram Stoker's Dracula, 1992) es una película dirigida por Francis Ford Coppola y protagonizada por Winona Ryder y Gary Oldman. Basada en la novela homónima de Bram Stoker, el guión fue escrito por James V. Hart y producida por Columbia Pictures. La banda sonora corrió a cargo de Wojciech Kilar, excepto el tema final Canción de amor para un vampiro, que fue compuesto por Annie Lennox. La película tuvo una gran acogida por el público y obtuvo 4 nominaciones a los Oscar de 1992, de los que ganó tres: Mejor diseño de vestuario, Mejor Maquillaje y Mejor edición de sonido.

Está considerada la adaptación oficial, la película más fiel a la novela que introduce a personajes nunca antes adaptados. Consiguió unos seis millones de dólares en todo el mundo y fue el retorno al éxito de Francis Ford Coppola.

Las paredes del castillo han visto al propio príncipe de Valaquia Vlad III Tepes, nacido como Draculea y apodado posteriormente 'el Empalador'. Sin embargo, la historia dice que el personaje en el que podría estar basado Drácula nunca vivió en el castillo ni torturó a nadie en sus claustros, sino que fue capturado y hecho prisionero dos meses en sus mazmorras mientras la zona estaba dominada por el Imperio otomano.

El gran duque Domingo y sus hermanas, las archiduquesas María Magdalena e Isabel Habsburgo, no dan información sobre el precio de venta del castillo, pero según sus agentes, aceptarían vender la fortaleza por al menos 64 millones de dólares americanos, aunque los expertos estiman su valor en más de cien millones.

El castillo de Bran necesita algunas reformas. Según sugieren los visitantes más optimistas, para habitarlo haría falta añadir un par de cuartos de baño nuevos y una capa de pintura. Otros dicen que se encuentra medio en ruinas. Pero los pequeños defectos visibles no privarán al futuro comprador de saberse propietario de unos cientos de metros cuadrados en los que, en presencia de Vlad III o sin él, fueron empaladas, ahorcadas y descuartizadas miles de personas. Además, es uno de los mayores atractivos turísticos en Rumanía, con 560.000 visitantes al año.

Según la genealogía, el príncipe Carlos de Inglaterra podría ser descendiente de Vlad III", según lo afirma el heredero del trono inglés en un vídeo presentado por Rumanía en la famosa feria turística World Travel Market que se celebra en Londres.



En la feria también presentan el árbol genealógico de la Casa de Windsor, que demuestra que la familia real se unió a los condes de Transilvania en el siglo XIX, cuando el rey Jorge V se casó con María de Teck, y que el príncipe Carlos es descendiente de Vlad Drácula en la 16ª generación.

Al príncipe no le da miedo esta relación. Al contrario, hace unos años se compró una casa en Transilvania (parte de Rumanía). Le gusta el país y desde hace años encabeza una fundación que se encarga de la restauración y conservación del patrimonio de unos 180 pueblos de Transilvania.

Además, Carlos ha trabajado mucho para la conservación de los bosques de la región donde siguen viviendo muchos animales. En la exposición World Travel Market, el príncipe denomina a Transilvania como tesoro nacional debido a sus paisajes y tradiciones agropecuarias.

La participación del príncipe en la promoción turística del país, así como su relación con Drácula mencionada en la película y en los folletos de promoción,  ha ayudado a aumentar el número de turistas desde el Reino Unido en un 7%.

Vlad Drácula, que inspiró a Bram Stoker para escribir su novela sobre el conde vampiro, luchó contra el expansionismo otomano que amenazaba a su país y al resto de Europa. El verdadero conque Drácula Vlad III el Empalador (en rumano, Vlad Ţepeş) (Sighişoara, noviembre de 1431 - Bucarest, diciembre de 1476) fue un Príncipe de Valaquia (hoy el sur de Rumanía) y es la figura histórica del escritor irlandés Bram Stoker ya citado en torno al Conde Drácula, pero no existen pruebas fehacientes de que Stoker conociera al personaje, que fue un gran luchador en contra del imperialismo otomano que amenazaba a su país y al resto de Europa, y también era famoso por su manera de castigar a los enemigos y traidores. Vlad era ortodoxo, aunque con posterioridad se convirtió al catolicismo.



Vlad Draculea nació en la ciudad burgo-rumana de Sighişoara (Transilvania), en noviembre de 1431 y murió en batalla en diciembre de 1476 cerca de Bucarest. También es conocido como Vlad Ţepeş (pronunciación: tse'pesh ).

Gobernante de carácter volcánico e impredecible, fue el más duro de todos los gobernantes de Europa Oriental en el Siglo XV. Para algunos fue un heroico defensor de los intereses e independencia de su país, y un dueño justiciero, para otros un asesino. De Vladislaus III, voivoda de Valaquia, se cuentan numerosas historias y leyendas. Rehén de los invasores otomanos hasta los diecisiete años de edad, cuando logró tomar el trono de Valaquia, del cual fue depuesto poco tiempo después, se tomó  la revancha. Sin embargo, en 1456, tras la Batalla de Belgrado, Vlad ascendió de nuevo al trono, tras matar a su contrincante Vladislav II, y ya no lo abandonó hasta 1462. Después vivió en el exilio hasta 1474, momento en que se lanzó de nuevo a la batalla para recuperar el trono, lo que conseguiría en 1476. Sin embargo, en diciembre de este año caería luchando contra los turcos, rodeado de su leal Guardia Moldava.

Como su apodo Ţepeş indica, tenía predilección por el empalamiento, una técnica de tortura y ejecución que consiste en introducir un palo de aproximadamente 3,50 m de longitud sin punta (ya que esto aseguraba un mayor sufrimiento en la víctima), por el abdomen, fijarlo a la carne con un clavo y después levantarlo para que la víctima muriese lentamente.

Según la leyenda unas 40000 y 100000 personas murieron de esta manera o a través de otros métodos de tortura, a manos de los hombres del Empalador, durante los siete años que duraron sus sucesivos reinados: enemigos, traidores, delincuentes de todo tipo. Vlad odiaba más que a cualquier cosa los robos, las mentiras, el adulterio, y no perdonaba a nadie por su rango, más aún, cuanto más alto era el rango del traidor, más duro era el castigo. Consiguió acabar con los boyardos decadentes de su tiempo.

Un delegado papal en la corte húngara lo describió así: No era muy alto, pero sí corpulento y musculoso. Su apariencia era fría e inspiraba cierto espanto. Tenía la nariz aguileña, fosas nasales dilatadas, un rostro rojizo y delgado y unas pestañas muy largas que daban sombra a unos grandes ojos grises y bien abiertos; las cejas negras y tupidas le daban aspecto amenazador. Llevaba bigote, y sus pómulos sobresalientes hacían que su rostro pareciera aún más enérgico. Una cerviz de toro le ceñía la cabeza, de la que colgaba sobre unas anchas espaldas una ensortijada melena negra.

Vlad hizo y deshizo alianzas tanto con turcos como con húngaros siempre por los intereses de su patria, Valaquia. Durante todo su reinado se caracterizó como un auténtico patriota y siempre defendió los intereses de su pueblo ya que tanto húngaros como turcos miraban a sus territorios como región a conquistar. Casi siempre contó con un ejército reducido y muchas veces utilizó las tácticas de tierra quemada, infectaba los pozos de agua, mandaba enfermos de tuberculosis a los campamentos turcos y otros métodos parecidos, para luchar contra sus enemigos

Sus hechos fueron inmortalizados por el juglar alemán Michel Beheim, en su obra poética Von ainem wutrich der hies Trakle waida von der Walachei en 1463.