La tanzanita una piedra preciosa, más rara que el diamante

La tanzanita, piedra preciosa que se formó hace 5 millones de años, no fue descubierta sino en 1967, mil veces mas rara que el diamante, se utiliza en joyería en todo el mundo, y es codiciada por los joyeros sobre todo de Nueva York y de Londres hasta puntos que no puede ni imaginarse. Se la encuentra nada más al pie del Kilimanjaro al borde de las colinas Merenari al norte de Tanzania, un país digno de Hemingway. La producción de tanzanita aporta a Tanzania unos 20 millones de dólares al año, lo cual es una limosna al lado de las joyas talladas en Nueva York que ascienden a 800 millones de dólares. 


Por esta razón el gobierno pensó en cerrar la única mina que existe en el mundo, y prohibió la exportación a la India, país donde se procesan la mayor parte de las joyas de África, porque en realidad, consideró que los mineros tanzanios estaban trabajando para nadie. Muchas de las piedras encontradas tienen una coloración amarillo-marrón que se puede eliminar, con un tratamiento termal fácil. La sociedad sudafricana "Tanzanita One" cuenta con mas de 700 empleados.

A 450 metros bajo tierra los mineros trabajan ocho horas al día para sacar las piedras de tanzanita, pero la directora de ventas de la empresa, Marie Cheminet, explica que el éxito internacional de las particularidades cromáticas de la piedra le dan propaganda al país. Además según el ángulo de que se las mire tienen colores casi del arco iris, azul, marrón, violeta, verde. Naturalmente hay aventureros que tratan con los nativos de la tribu Maasai, para lograr piedras más baratas.

La situación no es muy rosa bajo tierra, donde todos lo años hay mineros que mueren por las inundaciones. Por todo equipo no tienen sino solo una linterna de bolsillo, no tienen casco ni botas, ni impermeable. Se les alimenta pero no reciben salario, la piedra mas cara del mundo tiene, los mineros más baratos de la tierra. La única solución par esa gente es introducir una piedra en el bolsillo o donde les quepa y sacarla y venderla a los traficantes, en secreto. Una solución a corto plazo es que se encuentre otra mina en algún otro sitio del mundo, es decir África. Según los geólogos las probabilidades de encontrar otras fuentes de tanzanita en el continente africano son de 1 en 1 millón. Moraleja, si está en el paro no vaya a Tanzania.