El enigma de los OVNI y de los extraterrestres sigue sin resolverse

Los ovnis -objetos volantes no identificados- han dejado de aparecer últimamente aunque se ha hablado de visitas extraterrestres sin que se sepa si vinieron a bordo de otras naves, pero al parecer no llegaron a la tierra en ovnis, hubo un grupo especializado de aficionados a la Ufología que se creó hacia el 2000 que se llamaba GEPAN (grupo de fenómenos aeroespaciales no identificados) que se dedicaba a oficializar cualquier aparición de ovnis en el mundo.


Entonces se crearon dos escuelas: la primera estimaba que hay que disolver a las organizaciones de científicos o no que han vivido más o menos a la sombra de los ovnis hasta fecha reciente. La segunda creía por el contrario que hay que reorganizar esas observaciones y darles un sentido más global. Los fenómenos aeroespaciales sean o no explicables parecen haber pasado de moda y son cosas que inventaron nuestros abuelos en los años cincuenta y sesenta, un poco por pasar el tiempo y despertar interés.

Un papiro egipcio hablaba ya de los ovnis en tiempos de los faraones

Los primeros casos de contemplación de esos fenómenos se remontan al siglo XVI a C. En un papiro egipcio del reino de Tutmes III (1504-1450) a C. se puede leer: ‘ en el curso del tercer mes del invierno, los escribas de la Casa de la Vida han visto un círculo de fuego en el cielo. En él se veía un pequeño cuerpo no mayor que un junquillo. Estaba silencioso. Días después, se notaron muchos fenómenos en el firmamento y se vieron círculos que brillaban más que el sol’ .

Más próximo aunque antiguo es el hecho registrado por la ‘ gaceta de Nuremberg’ que describía una observación hecha el 13 de abril de 1561 de la siguiente forma: ‘ Muchos habitantes de la villa han visto ‘ bolas rojas’ y ‘ discos circulares’ en el cielo que han comenzado a luchar entre si. Después de esto han caído a tierra algunos objetos metálicos y se han consumido en medio de grandes nubes como una hoguera’ .

Hechos como esos, suelen venir en la revistas de los ufólogos más distinguidos que no tenemos a mano. Pero en el año 1947 el piloto norteamericano Kenneth Arnold cuando sobrevolaba las montañas rocosas contempló un objeto luminoso que se dirigía hacia el monte Rainer a una velocidad de unos 2.000 kilómetros/hora. Fue el primero (quizá el inventor) de los ovnis. Cinco días más tarde, se vieron cinco discos que aparecían y desaparecían en el cielo.


La gente empezó a engancharse con los ovnis que en español eran platillos voladores. Un año después se dio el fenómeno del ‘ carrusel de Washington’ en pleno verano. Centenares de personas lo vieron sobre la Casa Blanca, el capitolio y el Pentágono. Fue como una oleada de discos brillantes que no podía haber sido organizada artificialmente o bien estaba bien complotada. El caso es que los ovnis fueron casi artículos de fe para muchos norteamericanos.

Al poco, el matrimonio Betty y Barney Hill se hicieron famosos al encontrarse frente a frente con un ovni y hacerle frente. Pero pronto perdieron el conocimiento y se despertaron a seis kilómetros de distancia en su coche que tenían allí estacionado. Eso se leyó más que lo de la Roja y hasta hubo ediciones especiales en todos los Estados Unidos. El matrimonio se hizo rico a base de vender fotos, aparecer en entrevistas, incluso en ‘ Life’ y otros magazines.

Barney explicó que al verse frente a un humanoide no trató de huir y tampoco le dio tiempo porque la extraña criatura le llevó en volandas y le subió a bordo. Allí fue sometido a toda clase de pruebas médicas aunque indoloras. La versión de Betty era diferente, ella indicó que fue separada de su esposo y conducida ante el jefe del platillo volador. Este le presentó un mapa del cielo y le pidió que identificara la tierra.

Bajo drogas inópticas Betty trató de explicar el mapa del cielo. Los astrónomos norteamericanos consultados después no comprendieron nada. Hubo que esperar unos años después hasta que Marjory Fish, institutriz de Ohio apasionada de los ovnis y de la astronomía, procedió por eliminación a reconstruir las doce estrellas que figuraban sobre el mapa del cielo de los tripulantes del ovni tal como lo había dicho Betty Hill.

En 1972 se creó la GEPAN que ya hemos citado y examinó 374 casos de fenómenos inexplicables y sólo un 24% proporcionaban certezas absolutas de la visión de los platillos voladores.

Sin duda contagiados por esta ‘ virus visual’ que azotaba a los Estados Unidos los latinoamericanos no quisieron ser menos y el general Ramón Vega, director de la escuela técnica aeronáutica dijo que los fenómenos observados sobre Chile eran más o menos del mismo tipo que los observados en Estados Unidos. Este militar era el de más rango de la República de Chile y aparecía siempre en las ceremonias oficiales a la izquierda del presidente Eduardo Frei. Como era una persona muy normal los periódicos chilenos relataron la historia de apariciones de posibles ovnis sobre Chile que trataban de febrero de 1580 cuando el navegante Pedro Sarmiento de Ganboa, fundador de dos ciudades en el estrecho de Magallanes anotó en su libro de a bordo: ‘ esta noche hemos visto salir de entre las nubes un objeto redondo de color rojo que parecía navegar en los cielos’ .

Yendo a los recortes de prensa más viejos del mundo hay uno de 1868 que tuvo lugar precisamente en Chile en la zona de Atacamena de objetos en forma de esfera atravesando el firmamento.

Los peruanos no quisieron ser menos y en 1977 en la pampa Lluscuma se volvieron a ver esos extraños objetos voladores en dirección a Chile.

¿Sobre París un avión espía norteamericano?

En julio 1975, un habitante del distrito 19 de París Aubervillers, consiguió fotografiar con una Kodak Flash de 9x9, un objeto no identificado pero que podía ser por la forma un avión a reacción que sobrevolaba la zona a baja altura. Este parisino llevó la foto al Ministerio de la Defensa y aunque no hubo respuesta alguna sin embargo la prensa días después dijo que un avión de reconocimiento estratégico Lockheed SR-71A, era el objeto no identificado.


No se sabe si el Ministerio de la Defensa protestó ante las autoridades norteamericanas pero el Teniente Coronel retirado Jean Plantier publicó enseguida sus teorías muy interesantes en la época sobre como vuela un ovni. Decía que la función propulsiva de los ovnis era extraordinaria porque volaba sin hélice, toberas ni mandos pero se desarrollaba a través del espacio con un material inerte no conocido en el mundo. Añadía que se impulsaba por un carburante que no necesitaba depósito y que podía provenir o que podía tratarse de fuentes químicas o nucleares.

El militar hizo énfasis en que los objetos observados desarrollaban velocidades increíbles pero eran capaces de frenar sin que la nave sufriera.

Todas estas observaciones llevaron a crear la organización Magneto-Hidrodinámica (MHD) que tuvo un desarrollo científico brillante en la misma Francia, Inglaterra, Alemania y Japón y que sin duda fue positiva porque se buscaron combustibles nuevos y se hicieron investigaciones sobre la energía cinética.

En los Estados Unidos en 1953 ya había ocurrido un fenómeno extraño durante la guerra de Corea en que pilotos militares norteamericanos habían hecho observaciones de objetos volantes no identificados sobrevolando sobre bases militares americanas. También las estaciones de rádar habían captado la presencia de objetos volantes que no eran aviones norcoreanos y los habían denunciado.

Entre 1950 y 1954, pilotos americanos habían denunciado 63 vuelos de este tipo y en un caso, un avión F94B había tratado de interceptar un objeto que no era circular sino que tenía la forma de un cigarro puro.

Con el desarrollo de Internet surgieron más de diez portales dedicados a la ufología de los cuales algunos fueron censurados por el Pentágono por considerar que revelaban secretos militares. Modernamente ese tipo de observaciones tampoco están abiertas de cara al público porque ahora sí es verdad que los montajes del Pentágono por medio de la NASA, la CIA, la NSA y otras agencias revelan sólo lo que creen que la gente se va a tragar.

Cuando aparecen los extraterrestres

En la setenta de los noventa con el primer film ‘ Encuentros en la tercera fase’ se empezó a hablar de los extraterrestres luego con el film ‘ Contact’ se habló mucho de ellos y el proyecto Phoenix-SETI se puso de moda. La película estaba protagonizada por la actriz Jodie Foster. La actriz encarnaba a la astrónoma Hill Tarter que era la directora del proyecto.

El profesor de astronomía Frank D. Drake elaboró una ecuación para evaluar el número de civilizaciones avanzadas sólo en la galaxia de la vía láctea. Según él, había más de 10.000 civilizaciones extraterrestres inteligentes en esa galaxia. Pero en 1992, el Senador de Nevada Richard Bryan, pidió el cese de la financiación federal del proyecto lo cual provocó una reacción de la opinión pública de los Estados Unidos.

Recientemente, ha salido a colación el tema de los extraterrestres y el sabio Stephen Hawking en una entrevista que se publicó en todas partes dijo que efectivamente el creía en los extraterrestres pero no de la forma que creemos en el planeta Tierra.