La ciencia devuelve la visión a los ciegos

Los científicos alemanes del departamento de oftalmología de la Universidad de Tubinga han desarrollado un microchip fotosensible que se implanta bajo la retina y que ha permitido a tres no videntes afectados por una enfermedad ocular degenerativa, llamada retinosis pigmentaria, a distinguir formas y objetos.

Según el estudio publicado en la revista científica Proceedings of the Royal Society un paciente ciego al que se le implantó el dispositivo logró identificar y hallar objetos colocados sobre una mesa frente a él, y poder caminar solo por una sala. El paciente logró ver la hora y diferenciar entre varios tonos de gris, señalaron los expertos.

"No ven como nosotros, pero para un ciego que no ve nada significa un nuevo mundo", afirmó Eberhart Zrenner, fundador de Retinal Implant AG y director del antedicho hospital.

El dispositivo se coloca debajo de la retina y funciona remplazando los receptores luminosos que se pierden al dañarse aquella. La etapa de detección de la luz que viene luego, emplea las funciones de procesamiento de imágenes naturales del ojo para generar una imagen visual estable, no tan nítida como la del vidente normal.

La investigación se centró en los resultados obtenidos con tres de los once no videntes que tomaron parte del experimento piloto. Todos ellos habían quedado ciegos entre dos y quince años antes de la prueba.

Las pruebas se realizaron a los nueve días de la colocación del implante. La retinitis pigmentaria es una condición ocular genética que provoca ceguera y afecta a alrededor de una de cada cuatro mil personas en todo el mundo.